jueves, 16 de abril de 2009

Observatorio de Aves en Voladizo

Imagen2Para el acercamiento a la naturaleza era obvia la necesidad de utilización de un material natural.
Además, las grandes propiedades mecánicas de la madera, en relación a su peso, facilitaron la resolución de una estructura técnicamente atrevida.Imagen3
Se trata de un observatorio de aves en el Ebro, de cuyo proyecto es autor el arquitecto D Manuel Fonseca Gallego, con la ingeniería de D José Ramón Negueruela.
Imagen6Posee una forma singular, con sección en trapecio, pero resuelta de manera que ninguna de las tres “caras” (superior y laterales) es realmente un plano, sino que se encuentran alabeadas, como se puede observar en las fotos, siendo además las secciones de menor altura según va adentrándose uno en el observatorio. Todo esto ha generado la necesidad de diseñar todos los nudos de unión de manera diferente, no coincidiendo ninguno de las posiciones relativas entre las distintas piezas que lo conforman, ni su ángulo de ataqueImagen1.
La estructura vuela once metros sobre el río, teniendo una compensación de cuatro metros. Está anclada a la cimentación, resuelta por medio de micropilotes, a través de apoyos articulados.
Está envuelta por un vendaje de madera, simulando ser un nido de algún quimérico animal. De esta manera queda integrada en el entorno a la par que permite el acercamiento de los usuarios de manera semioculta, pudiendo ver sin ser vistos.
Imagen7
Imagen8
Fue ensamblada a pie de su emplazamiento, siendo puesta después en su ubicación definitiva mediante el empleo de una grúa autoportante de gran tonelaje.
Imagen5
Imagen44

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Magnífico reportaje Diego.

Enhorabuena.

Manuel Fonseca.

Diego dijo...

¡Gracias!
¡A por la próxima!