lunes, 12 de noviembre de 2018

El Nuevo Árbol de Navidad

Carta en respuesta al artículo del periódico Diario de Navarra publicado el sábado 16 de diciembre en su suplemento comercial sobre Construcción Sostenible, dedicado a la Decoración Sostenible, publicada originalmente en el Blog de Ademan
Bajo el título “El pino de galletas, el nuevo árbol de Navidad” se publica un artículo en su diario que  pretende dar directrices sobre cómo tener unas navidades sostenibles.
Para ello recoge una serie de argumentos, algunos banales, otros directamente falsos, contra el uso de pinos o abetos naturales como decoración navideña en los hogares.
Habla de “tala” y protección de tierras, árboles y nidos, cuando es bien sabido que dichos árboles naturales no proceden del monte sino que son cultivados específicamente para ese uso. Habla de alergias, suciedad en las casas…seguramente el autor o autora quieran un mundo sostenible aséptico y repleto de inmaculado plástico, reutilizado o no, pero la realidad es que la naturaleza no es así.
Por otro lado, si la alternativa propuesta es la del título del artículo, habría que recordar que las galletas se hacen con trigo, y que usar trigo implica segar inocentes espigas y utilizar sus cadáveres para elaborar harina…
Le falta al artículo cuestionar por poco sostenible nuestra querida tradición de comer cardo en navidad, o el uso que hacemos durante todo el año de flores naturales como elemento ornamental y proponer su sustitución por flores de plástico…y si no lo hace es porque sería un despropósito, de la misma manera que es un despropósito decir que es medioambientalmente cuestionable el uso de pinos cultivados en Navidad.
Reutilizar, reciclar y recuperar los residuos son tres principios imprescindibles en la protección del medioambiente, pero no hay que olvidar un principio que antecede en importancia a todos ellos: Reducir. Utilizando elementos naturales, renovables y con un ciclo de vida no contaminante como los árboles naturales, o la madera de origen sostenible, estamos cuidando el medioambiente mejor que de cualquier otra forma.

martes, 12 de junio de 2018

Madera, Passivhaus y Edificios de Consumo Casi Nulo


Presentación de la Jornada Passivhaus y construcción de edificios de consumo casi nulo aplicado al sector de la madera, organizada por la Asociación de Empresarios de la Madera de Navarra ADEMAN junto con la Confederación de Empresarios de Navarra CEN y el Gobierno de Navarra, que dio a conocer qué es el estándar Passivhaus, la singularidad de la madera en este nuevo paradigma constructivo y las técnicas fundamentales para el ahorro energético.

UTILIZAR MADERA EN CONSTRUCCIÓN ES BUENO PARA EL MEDIO AMBIENTE

Buenas tardes, mi nombre es Diego Núñez y pertenezco al Consejo rector de ADEMAN, la Asociación de Empresas de Madera de Navarra que agrupa a más de 80 de empresas, gran parte de las cuales actúan directa o indirectamente en el sector de la construcción, dado que abarcan toda la cadena de valor, desde el origen de la madera hasta su venta al consumidor final pasando por todas las transformaciones posibles.
Desde el origen de la madera he dicho, y ahora tengo que hacer una pregunta obligada, ¿sabemos cuál es el origen de la madera? Porque a veces parece que no sabemos que la madera proviene de los árboles, que están en los bosques, y que es un recurso natural, renovable (es decir inagotable) fabricado por la naturaleza con Dióxido de Carbono atmosférico, luz y agua, y por tanto intrínsecamente ecológico, más que cualquier otro material existente o imaginable.

Dicho esto, hemos querido organizar esta jornada para dejar constancia de que nuestro sector, la madera, está preparado para resolver las demandas que la sociedad presenta en el momento actual. Demandas que quedan reflejadas en cosas como, por ejemplo, el auge que tiene la construcción eficiente energéticamente, Construcción de Edificios de Consumo Casi Nulo y construcción de edificios bajo el estándard PassivHaus.

La construcción PassivHaus, luego nos lo explicarán mucho mejor, busca minimizar el consumo energético de los edificios. Utilizando la madera, por sus propiedades intrínsecas, conseguimos materializar con facilidad un tipo de construcción capaz de esa minimización. Su capacidad aislante, su facilidad de mecanizado, su ligereza y precisión lo permiten. Pero además quién busca un mínimo consumo de energía durante el uso de un edificio seguramente busque también un mínimo consumo de energía durante la construcción de dicho edificio, y seguramente también busque que el edificio que se va a construir tenga el mínimo impacto ambiental (hablamos de huella ecológica). Ahí la madera no tiene rival.

De manera que cada planificador, prescriptor, proyectista, promotor (público o privado) que inicia una actuación debería hacerse en primer lugar una pregunta: ¿No se puede hacer con madera? La respuesta va a ser afirmativa en la mayor parte de los casos.

Además resulta que Navarra está siendo una comunidad líder, referente en toda Europa, en la construcción de Passivhaus y EECN, y que en Navarra existe un sector de la madera que ha sabido mantenerse y modernizarse. En Ademan se cuenta con empresas también punteras, fabricantes de carpinterías, de elementos de fachada, de estructuras de madera, empresas de construcción que cuentan con el mayor número de unifamiliares certificados PassivHaus, o empresas que han construido el bloque de viviendas más alto de la Comunidad de Madrid (se ve que nadie es profeta en su tierra...)

Por lo tanto construyendo con madera tenemos en nuestra mano tres claves, fundamentales y casi imprescindibles en el mundo actual:

  • Primera clave: Construcción de mínimo impacto ambiental. Recurso renovable y fijación de CO2
  • Segunda clave: Construcción de alta eficiencia energética. PassivHaus
  • Tercera clave: Favorecer una economía circular, donde la mayor parte de la cadena de valor quede en nuestra comunidad, generando por tanto un mayor retorno a nuestra sociedad.

El retorno se materializa en menor desempleo, más cotizaciones, mantenimiento de la población rural y mantenimiento y mejora de nuestros bosques.

Además del fomento de la construcción ECCN y PassivHaus nuestra asociación se encuentra implicada en el proyecto WOODRISE Atlantic, es un proyecto liderado por la empresa pública NASUVINSA, y es un proyecto de cooperación internacional para el fomento del uso de la madera en la construcción de edificios en altura.

Y ahora damos paso a los ponentes de hoy, que van a poder explicarnos mucho mejor qué es la construcción PassivHaus y como se aplica la madera.

Muchas gracias



martes, 27 de marzo de 2018

La madera crea entornos de trabajo más productivos.

Un estudio reciente muestra que la presencia de elementos naturales como la madera en nuestros lugares de trabajo, consigue un aumento de la sensación de bienestar y una productividad mayor.


El estudio realizado para la asociación Forest & Wood Products Australia muestra de manera clara y determinada como la conexión positiva que tiene la gente con la madera, como material natural que es, aumenta la satisfacción y el bienestar en el lugar de trabajo. Los que trabajan en ambientes con mayor proporción de madera se sienten más conectados con la naturaleza, y califican a su lugar de trabajo de manera mucho más positiva. Los trabajadores sufren un nivel menor de estrés, presentan mayores niveles de concentración y un mejor humor en general.

Adicionalmente a los beneficios para los empleados, el uso de madera vista en el entorno de trabajo tiene beneficios claros para las empresas. La madera se asocia a una mayor productividad y un menor número de bajas por enfermedad.

El estudio completo se puede consultar aquí.